Como ya mencionamos en otra entrada, la seguridad perimetral se ha vuelto casi indispensable para el resguardo de tu familia y tu patrimonio, pero ¿cuál es el sistema más efectivo de este tipo de seguridad?, en realidad no hay uno efectivo para todos los casos, mucho tiene que ver la ubicación y las necesidades del inmueble.

En la elección del sistema de seguridad se deben tomar en cuenta factores tales como la resistencia a la intemperie, su fácil y no costosa reparación en caso de algún desperfecto. Por ejemplo, en caso de optar por una cerca o malla perimetral, es importante verificar la calidad del material con que está fabricada para evitar su pronto deterioro en zonas con mucha humedad o sol. De hecho este tipo de protección, la más común desde hace años, es la que mayor vida útil ofrece.

Actualmente existen nuevos sistemas de protección que junto a los muros, cercas y mallas, refuerzan la seguridad de las propiedades. Entre los sistemas actuales más conocidos están los sensores volumétricos: dispositivos fijados a muros que detectan y alertan de cambios de temperatura o movimientos de calor.

Otro sistema es la barrera infrarroja, que mediante haces de luz infrarroja detecta y advierte de movimientos sospechosos. También está el cable sensor microfónico que amplía las frecuencias generadas en el espacio que tú establezcas y así identificar posibles riesgos a partir del sonido de los movimientos que escuchas.

Los cercos eléctricos también son de uso común desde hace años gracias a su gran poder de disuasión ante posibles intentos de perpetrar a propiedad privada. Analiza las necesidades y condiciones del área que deseas proteger y elige la opción que mejor se ajuste.